En armonía con sus fundamentos, su concepción del ser humano y de la sociedad, como de su carácter educativo y formativo, el Centro de Formación Técnica San Agustín se define como una institución que  sustenta su quehacer en los siguientes principios (*):

 

a) Excelencia:

Aspiramos a la excelencia en la búsqueda de la eficacia e incremento de valor en nuestros servicios docentes y en la gestión. Asumimos la responsabilidad de responder a los requerimientos de la sociedad adoptando los principios de gestión de calidad y mejora continua, como auténtico catalizador de nuestros esfuerzos.

b) Tolerancia:

Respetamos las ideas y opiniones de los demás, aunque sean diferentes a las nuestras, siempre que éstas no atenten contra los valores aceptados en nuestra sociedad, ni contra los derechos humanos, buscando una gestión horizontal, basada en la responsabilidad y compromiso individual, creativo y activo.

c) Respeto a las personas:

Apoyamos y valoramos a todo aquél que trabaja y estudia en el Centro de Formación Técnica e intentamos generar un clima de cooperación y trabajo en equipo que apoye, valore y reconozca el trabajo y estudio de las personas en el Centro de Formación Técnica.

d) Responsabilidad Social:

Construir significativamente a la movilidad social. Con una conducta ética responsable que, por encima de intereses particulares (individuales o de grupos), priorice el colectivo a favor de un propósito común (bien común).

e) Cooperación:

Apoyando las relaciones entre instituciones y empresas, para el desarrollo de oportunidades de educación continua y formación por competencias. Con una actitud receptiva, abierta y participativa a las demandas de la comunidad regional.

(*) Reglamento General del Centro de Formación Técnica San Agustín.